En búsqueda del talento encontrado…

mapas-del-tesoroSon muchos los aprendizajes que pueden extraerse de esta etapa de inestabilidad, incertidumbre y volatilidad que hemos atravesado y por la que con total seguridad seguiremos transitando en los próximos años. Muchos de los paradigmas y mitos del management relacionados con la gestión de personas han ido cayendo paulatinamente mientras organizaciones y profesionales eran zarandeados y vapuleados por las convulsiones de la economía y del mercado laboral.

Ahora y ante una situación que nunca dejará de ser de tensa marejada es momento de comprobar en qué medida los profesionales del área de RR.HH han desarrollado la habilidad de entender esta nueva realidad, estas nuevas reglas del juego, y la interpretación de un nuevo mapa que esconde nuevas habilidades y competencias, tesoros de incalculable valor para las organizaciones que estén dispuestas a encontrarlos….

Talento Perdido

Una de las primeras consecuencias de la tormenta perfecta fue una -en muchos casos-  inevitable pérdida de talento. La reducción de volúmenes de negocio y la consecuente disminución de márgenes de beneficio hicieron que fuese difícil cuando no imposible mantener la estructura de costes existente. De esa manera muchas empresas  tuvieron que tirar por la borda profesionales cuyo conocimiento y habilidades habían sido imprescindibles años atrás. En esa nueva realidad el valor que les hizo imprescindibles ya no era necesario, y su elevado coste era un lastre que de no ser aligerado podría llegar a hundir la nave…

Los profesionales de RR.HH, fueron los encargados de diseñar y ejecutar los planes para aligerar la estructura de la compañía y para, muchas veces en contra de toda lógica, perder el talento que con tanto esfuerzo les costó encontrar en aquella época ya casi nostálgica a la que llamaron “la guerra por el talento”…

Talento Transformado

El mercado se fue des-equilibrando y progresivamente fue poblándose de profesionales  cuyo conocimiento, experiencia y habilidades se habían devaluado para las empresas que en otro tiempo pujaron por ellos…

Los más nostálgicos… (Quizás insensatos) seguían empecinados en hacer valer el valor del conocimiento y habilidades que años atrás les sirvieron para labrar una sólida y exitosa carrera profesional vertical…

tormentaLos más realistas… se enfrentaron a la nueva realidad del mercado haciendo un esfuerzo por comprender que su empleabilidad dependería de su capacidad de transformación y adaptación al entorno. Comprendieron que su carrera profesional se había convertido en una aventura líquida  y entendieron que sus competencias y el conocimiento que poseían no eran suficientes para sobrevivir en un ecosistema inseguro, volátil, incierto, imprevisible… en constante cambio…

De esta forma, muchos profesionales sufrieron una metamorfosis, una evolución de sus habilidades y competencias. Se vieron obligados a desarrollar y potenciar capacidades aletargadas y dormidas, que en esas nuevas circunstancias, resultaban imprescindibles para ponerse en valor, un proceso en el que sus habilidades y su talento se fueron transformando progresivamente…

Resiliencia. La hostilidad del contexto fue paulatinamente reforzando la capacidad de muchos profesionales para sobreponerse a él. La dificultad que suponía entender su devaluación, la dureza de asumir la pérdida de su estatus, las horas de trabajo empleadas para supuestamente no conseguir resultados… eran sin embargo, granos de arena que reforzaban silenciosamente su resiliencia, desarrollando sobremanera esa capacidad para sobreponerse a las situaciones adversas a las que ese enrevesado mercado les había expuesto.

Flexibilidad. Entendieron que la rigidez de sus esquemas mentales y los procesos más o menos establecidos que guiaban sus acciones tenían un valor relativo en las nuevas circunstancias que estaban viviendo. La capacidad de surfear las olas de la nueva realidad les obligaba a agilizar sus movimientos de cintura, a relajar sus esquemas mentales para minimizar la tensión de no lograr algo a través de los procesos de siempre, en definitiva, su flexibilidad “in crescendo” se convirtió en uno de sus principales baluartes, un talento de infinito valor en un contexto laboral en ebullición…

4854559524_83c0dd2edaAdaptabilidad. A medida que la resiliencia y la flexibilidad reforzaban su ADN profesional, inevitablemente se desarrollaba su capacidad de adaptabilidad a la nueva realidad. La habilidad para adaptarse sin tensiones a nuevas situaciones y nuevas realidades se convirtió en uno de los talentos principales de muchos profesionales que aprendieron a ofrecer su propuesta de valor comprendiendo el significado real de conceptos como cliente, venta o desarrollo de negocio…

Capacidad relacional. La soledad de la travesía emprendida les enseñó que su capacidad de supervivencia dependía en gran medida de su habilidad para construir relaciones. Convertidos en capitanes y grumetes de su propia nave, entendieron que era imprescindible establecer conexiones en cada puerto en el que hacían escala. Comprendieron el valor de la colaboración, de la necesidad de compartir y ofrecer para ganar y su actividad les permitió desarrollar su talento relacional…

Creatividad innovadora. Estos profesionales, tomaron consciencia de que la consecución de resultados pasaba inevitablemente por la búsqueda de soluciones y propuestas diferentes. La necesidad de ofrecer y construir una propuesta de valor atractiva les permitió entrenar su atrofiada capacidad de crear e innovar. Su talento para idear nuevas formas de hacer… (Creatividad) y su capacidad para  ponerlas en práctica (innovación) fue ganando enteros en su perfil competencial…

Aprendizaje constante. Y, comprendieron, que la convulsa realidad laboral y profesional a la que se enfrentaban aceleraba el proceso de obsolescencia de los conocimientos que en otro tiempo les permitió crecer y alcanzar el éxito. Descubrieron que su capacidad de aprendizaje y reciclaje hasta entonces reactiva no sería un buen timón para gobernar su travesía. Activaron mecanismos que reforzaron la autonomía de su proceso de aprendizaje y en muchos casos perdieron su condición analógica para digitalizar su acceso al conocimiento y al aprendizaje. Poco a poco aprendieron a aprender de forma diferente y, tomaron constancia de la necesidad de aprender constantemente casi como único mecanismo de supervivencia…

En búsqueda del talento encontrado…

Ahora que la economía comienza a  dar síntomas de recuperación, muchas organizaciones comienzan a plantearse la necesidad de reforzar sus filas con profesionales cuyo talento y habilidades  les permitan retornar a la ruta del crecimiento.

Los profesionales de RR.HH y los especialistas en captación de talento tanto internos como externos a la organización se enfrentarán de nuevo al reto de ubicar a los profesionales con las prestaciones y el talento adecuado…

Después de todo lo acaecido… resulta paradójico que el éxito de una organización y sus probabilidades de alcanzar resultados en un contexto económico caracterizado por la incertidumbre, la volatilidad y el cambio, dependa ahora más que nunca de profesionales cuya capacidad de sobreponerse a situaciones adversas sea sobresaliente; de profesionales con una capacidad camaleónica para adaptarse a nuevos y desconocidos mercados; de profesionales que sepan construir redes de contacto para generar nuevas oportunidades de negocio; de profesionales que no se tensionen ante los constantes cambios del entorno; de profesionales que posean la habilidad de crear, experimentar e innovar nuevas formas de alcanzar resultados; de profesionales que puedan abordar el mercado apalancándose en sus conocimientos permanentemente renovados… ; de profesionales, en definitiva, cuyo talento nos vimos obligados a perder y que ahora han transformado en habilidades y tesoros de incalculable valor…

No deja de ser una paradoja que, quizás, los profesionales con las mayores prestaciones en estos talentos y habilidades no se encuentren empleados en las empresas de la competencia y sin embargo, surquen los mares del mercado como profesionales independientes, emprendedores, know-mads y freelancers… grupo-navega15

Los profesionales de RR.HH. y las empresas se enfrentan al reto de ampliar sus perspectivas a la hora de sondear “el mercado”, entendiendo que… “el mercado” no es solo la competencia y que el talento que ahora se precisa puede adoptar formas diferentes a las de un profesional con un contrato indefinido…

Uno de los mayores retos de los expertos en identificación de talento no será iniciar un nuevo conflicto bélico entrando en una encarnizada lucha por el talento. sino más bien, adentrarse en una aventura en búsqueda del talento y las habilidades que muchos profesionales han desarrollado y encontrado surcando situaciones y contextos nunca antes navegados…

________________________________________________________________________________________________

Photo Credit: <a href=”https://www.flickr.com/photos/33167239@N08/4854559524/”>abpadrian</a> via <a href=”http://compfight.com”>Compfight</a> <a href=”https://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/2.0/”>cc</a>

Photo Credit: <a href=”https://www.flickr.com/photos/11039104@N08/2926143475/”>Brujo+</a> via <a href=”http://compfight.com”>Compfight</a> <a href=”https://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/2.0/”>cc</a>

14 Comments

  • Myriam Sánchez Nocea says:

    Magnífico resumen de esta “marejada” que hemos vivido y magnífico enfoque del nuevo reto al que nos enfrentamos en la gestión de personas: la búsqueda de los nuevos talentos, capacidades y habilidades.
    ¡¡¡¡Enhorabuena¡¡¡

    • Andrés Ortega Martínez says:

      Muchas gracias Miriam, me alegro que te haya resultado interesante, el objetivo de este articulo es precisamente cuestionar si realmente hemos aprendido a enfocar de forma diferente tras esta etapa tan intensa e interesante
      Gracias de nuevo
      Andrés

  • […] Son muchos los aprendizajes que pueden extraerse de esta etapa de inestabilidad, incertidumbre y volatilidad que hemos atravesado y por la que con total seguridad seguiremos transitando en los próx…  […]

  • Montse Social You says:

    Hola Andrés!

    Excelente tu post! Me quedo sobre todo con el párrafo en el que haces referencia a que todo ese ” talento” no se va a la competencia… Se reconvierte como bien dices en ” freelancers”, “Knowmads”, business angels”, etc…

    Es una época en la que todos, nos hemos transformado. Un momento convulso, que nos ha demostrado nuestra capacidad de adaptarnos al cambio.

    Gracias por compartir!

    • Andrés Ortega Martínez says:

      Gracias Montse,
      Excelente tu comentario, propio de alguien que ha vivido y experimentado ese cambio en primera persona.
      Gracias a ti por leerlo
      Saludos
      Andrçes

  • Anibal ,Paradiso says:

    Andres, gracias por compartir estas reflexiones y conclusiones. Comparto las mismas y destaco la importancia de la asunción de riesgos, la creatividad, la innovación, la habilidad de trabajar en equipo y en redes, la flexibilidad y la adaptabilidad.
    Pienso que, si se dan estas caracteristicas, estamos describiendo el accionar de un líder.
    Si es así, el accionar de los responsables de recursos humanos deberia ser similar y reflejar en su comportamiento los valores que sostengan, las cualidades mencionadas y ser un ejemplo, focalizandose en lograr los resultados que beneficien a las personas, a la empresa y a la comunidad y evitando la perdida de tiempo en aquellos aspectos burocraticos que no agreguen valor.
    Atraer y mantener a las personas talentosas o potencialmente talentosas, en mi opinión, requiere que las mismas se sientan bien en la organización y que se satisfagan razonablemente sus necesidades y expectativas.
    Anibal

  • Silvia Ayup Vano says:

    Muy buen artículo. Aclara la situación del mercado laboral. Gracias. Saludos
    Silvia Ayup Vano

  • Edson Cesar Mantilla Almendrades says:

    El talento siempre ha estado ahí, en cada ser humano, sino que cada uno es un ejemplar, solo hay que educarlos como parte de una gran familia, ya que esto nos lo enseñaron desde que nacemos, entonces el lugar de trabajo es el segundo mejor lugar, despues de nuestro hogar. Desde ahí veremos aflorar la creatividad de cada ser humano, solo dabemos facilitar, escuchar y ser parte de cada dificultad y asi propiciar las soluciones del caso.

  • Rocio Pita says:

    Muchas gracias, un resumen genial de lo que ha pasado y una pregunta en el aire.. El talento está ahí fuera, vamos a encontrarlo!!
    Enhorabuena Andrés por el artículo.

  • […] Una de las primeras consecuencias de la tormenta perfecta fue una -en muchos casos- inevitable pérdida de talento. La reducción de volúmenes de negocio y la consecuente disminución de márgenes de beneficio hicieron …  […]

  • […] En búsqueda del talento encontrado, por Andrés Ortega en su sitio web andres-ortega.com […]

  • […] En búsqueda del talento encontrado, por Andrés Ortega en su […]

  • […] En búsqueda del talento encontrado, por Andrés Ortega en su sitio web andres-ortega.com […]

Leave a Comment