10 comportamientos que crean culturas innovadoras

4118983016_8a1b139aeaParece que todo el mundo ya tiene claro que una de las claves para sobrevivir en este mercado impredecible con forma de montaña rusa es desarrollar nuevos productos y servicios que no existen en el portfolio de la empresa o evolucionar de manera diferencial los existentes; dicho de otro modo…, innovar.

Pero no abusemos del término, manoseado y sobado hasta la saciedad, intentemos extraer la esencia y el significado del concepto… y es que, innovar es hacer las cosas de manera diferente a como se han venido haciendo, para lograr mejores resultados de negocio y esto se puede hacer utilizando la creatividad y sus correspondientes técnicas para inventar un producto o servicio que no existe o introduciendo pequeñas variaciones y modificaciones en algo que ya existe.  (Pedro Muro @arpcalidad lo explica perfectamente en su post De la innovación incremental a la innovación disruptiva en la empresa”

Pero si es tan obvio, tan insultantemente evidente ¿porque las empresas no desarrollan culturas innovadoras?

Aunque pueda parecer increíble una organización no desarrollará una cultura innovadora por el mero hecho de decir en sus presentaciones corporativas que la innovación es un rasgo característico de su cultura. Si realmente se pretende sentar las bases de una cultura que apuesta por el desarrollo de nuevos productos y servicios o por la evolución de los existentes me temo que habrá que hacer algo más que power points…

Y, aunque habrá muchos otros factores, creo que la principal razón por la que resulta tan complicado desarrollar una cultura innovadora es porque para innovar fundamentalmente hay que tener comportamientos diferentes y, cambiar comportamientos implica cambiar hábitos…y, cambiar hábitos implica esfuerzo y determinación de una manera sostenida en el tiempo. Un precio que muchas organizaciones y muchos profesionales no están dispuestos a pagar, aunque sean plenamente conscientes de las consecuencias asociadas a mantener inamovibles sus estrategias, procesos y…claro está, sus comportamientos.

Así las cosas, no podemos estar en misa y repicando, no podemos reivindicar su importancia, ni hacer de la innovación una religión y un credo sin cambiar ciertos comportamientos dentro de la organización…

Pero, ¿por dónde empezar? ¿Qué hábitos deben de ser sustituidos y cuales deben reemplazarles?

La lista puede ser tan larga como cada organización precise y requiera porque no todas parten del mismo punto para constituirse como organizaciones con una cultura innovadora (de hecho muchas no tienen ni la más mínima intención de hacerlo…) pero estos son algunos comportamientos o rasgos por los que se puede empezar a trabajar tanto en un plano organizativo como individual…

4.- No utilices el control como mecanismo de gestión. Una cultura innovadora necesita espacios de confianza, porque, sin confianza no se tiene la libertad para hacer cosas diferentes… la fiscalización reprime la capacidad de innovación…

7.- Deja de penalizar el error y comienza a reconocer el valor que se esconde detrás de él. Desarrollar y evolucionar implica intentar y cuando se intenta algo el error es parte de la ecuación… Sin error no hay innovación…

2.- Deja de relacionarte tanto con tus iguales y comienza a construir más relaciones con personas diferentes en entornos diferentes. La diversidad ofrece perspectivas que invitan a ver la realidad desde otros ángulos. Las relaciones endogámicas ralentizan el desarrollo de una cultura innovadora…

9.- Permite y practica la inteligencia desobediente. Cuestiona las normas, los procesos y las políticas establecidas desde una perspectiva constructiva. La obediencia ciega es el freno de mano de la innovación.

5.- Incrementa la frecuencia de tus conversaciones de valor e incentiva que estas se produzcan a tu alrededor. Escucha, participa, pregunta…conversa. La interacción y la conversación son inherentes a la innovación.

10.- Abandona la adicción a tener razón. Incorporar nuevos enfoques es una condición sine qua non para desarrollar culturas proclives a la  innovación.

6.- Reduce tu capacidad analítica y deja espacio para la intuición. El análisis es un aliado de la razón pero el instinto es un partner imprescindible para fomentar la innovación…

3.- Practica el arte de hacer (te) preguntas y abandona el hábito de buscar y dar respuestas, no eres una wikipedia. La curiosidad es el desencadenante del descubrimiento y este, es el motor de cualquier innovación…

8.- No estigmatices la excentricidad y el atrevimiento. Trata de sonreir con los planteamientos imposibles y ridículos y permite que se lleven a cabo. Innovar implica ser original y ser original en ocasiones significa ser diferente. Desarrollar culturas innovadoras es una cosa muy seria…pero no debemos olvidar que innovación también debe ser sinónimo de diversión…

____________________________________________________________________________________________________________________

Con total seguridad habrá muchos más hábitos para incorporar y  aún más para desinstalar, pero es probable que la puesta en escena de este set de comportamientos por un porcentaje considerable de los profesionales de una empresa evite por completo tener que hacer ni un solo power point para demostrar que se es una organización con cultura innovadora…

Y es que, debemos ser coherentes y tener en cuenta que es incongruente catalogarnos como empresas o profesionales innovadores si día a día hacemos lo mismo de siempre. Innovar implica, necesariamente atreverse a hacer diferente…

Por cierto, no he olvidado ningún comportamiento, entendía que escribir sobre innovación y hacer lo mismo de siempre era igualmente inconsistente…te toca decidir en qué posición del aleatorio ranking colocas este último…yo, lo tengo claro…

“La mejor manera de empezar algo es dejar de hablar de ello y empezar a hacerlo”. Walt Disney

357387317_b0af335183

Photo Credit: <a href=”http://www.flickr.com/photos/23162760@N03/4118983016/”>Claudio Capucho</a> via <a href=”http://compfight.com”>Compfight</a> <a href=”http://www.flickr.com/help/general/#147″>cc</a>

Photo Credit: <a href=”http://www.flickr.com/photos/18574433@N00/357387317/”>Gonzalo M. Rioja</a> via <a href=”http://compfight.com”>Compfight</a> <a href=”http://www.flickr.com/help/general/#147″>cc</a>

27 Comments

  • Inés Torremocha says:

    Andrés, impecable como siempre…
    Cuando respiras innovación como motor de cambio en la organización para la que trabajas y además, no sólo dejan diferenciarte sino que te apoyan, el crecimiento personal y la calidad profesional aumentan exponencialmente. Como resultado: alto nivel de COMPROMISO
    Salu2 ;))

    • Andrés Ortega Martínez says:

      Gracias Inés!
      Efectivamente, así es, la relación causa-efecto acaba en compromiso… y este en resultados 😉
      +Saludos 😉

  • Mirka Plasencia says:

    Buenos días !!!
    Las buenas prácticas que expones en este nuevo post, tan leídas, tan escuchadas y que seguiremos difundiendo tan bien como tú lo haces porque el trabajo no está realizado e implantando en las organizaciones en su totalidad. Soy fan de la número
    9. Permite y practica la inteligencia desobediente go, go !!!
    Me llama la atención el que las hayas puesto con los números desordenados. por qué?? los que nos fijamos en los detalles es lo que tiene.

    abrazo!!!
    Mirka

    • Andrés Ortega Martínez says:

      Hola Mirka, gracias por tu comentario. El ranking desordenado es pura innovación… un short list aleatorio para que cada uno confeccione (si lo desea) su propio ranking! 😉
      Abrazos
      Andrés

  • Mirka Plasencia says:

    ah!! ” La mejor manera de empezar algo nuevo… ” en el puesto número 1.

  • […] Parece que todo el mundo ya tiene claro que una de las claves para sobrevivir en este mercado impredecible con forma de montaña rusa es desarrollar nuevos productos y servicios que no existen en el portfolio de la empresa o evolucionar de manera diferencial los existentes; dicho de otro modo…, innovar.  […]

  • […] Parece que todo el mundo ya tiene claro que una de las claves para sobrevivir en este mercado impredecible con forma de montaña rusa es desarrollar nuevos productos y servicios que no existen en el…  […]

  • Paula Villegas says:

    ¡Me ha gustado mucho, Andrés! Mi maldición favorita después de “Ójala te reencarnes en pollo de granja” es “Ójala nadie te discuta nada” 😉

    ¡Desobediencia! Besos

    • Andrés Ortega Martínez says:

      Jajaja Gracias Paula… es una maldición realmente maligna!… Uff que miedo :-9
      Besos
      Andrés

  • DIONISIO NAVARRO GARCÍA says:

    Hola, me ha encantado tu artículo y estoy de acuerdo en todo.En mi opinión lo que ocurre es que existe un miedo generalizado al cambio, el cambio o la innovación como tu la llamas genera costes económicos y esto es un riesgo ¿y quien asume el riesgo?.Creo que la falta de innovación se produce porque existe miedo al fracaso.
    Es verdad que a veces hay que tomar decisiones pero si te das cuenta estas parten siempre de la zona de confort de quien las toma.
    Termino diciendo que nunca se lograran grandes resultados si antes no hay errores y ajustes de por medio, los que aciertan a la primera son casos excepcionales.
    Enhorabuena por tu Blog.

  • Edita Olaizola says:

    Totalmente de acuerdo, me ha encantado el planteamiento. Y debajo de todo eso subyace una de las claves: el respeto a sí mismo y a los demás

  • Juana Jordán says:

    Felicitaciones Andres por este artículo tan refrescante…. me ha gustado mucho, y también tu blog.
    Son tantas las cosas a cambiar, que hay que decirte: Bienvenido sea cualquier intento de desencasillar sistemas y formas de trabajar.
    Adelante y mucha suerte.
    Juana Jordán

    • Andrés Ortega Martínez says:

      Gracias Juana,
      Un placer “refrescar” entre tanto proceso árido 😉
      Gracias por la bienvenida que es mutua! me alegro que me hayas descubierto. Este blog es tu casa, siéntete libre en el y explora todo su contenido, quizás siga refrescándote 😉
      Saludos
      Andrés

  • Maria Jesus Diaz says:

    Hola,
    La verdad me he entusiasmado muchísimo con todo lo que he leído, es primera vez que leo algo tuyo, soy una estudiante de Diseño industrial, practico mucho la numero 3 y la 7! Y es aplicable a la vida en general, uno sabe que de los errores puede aprender, y sacar algo mucho mejor de lo que aparenta, el error es parte del camino!

    Me interesa mucho todo este tema, de la innovación, agradezco mucho tu columna, me anima a intentar todas las demás, y expandir mucho más mis horizontes.

    Saludos! Que estes super.

    • Andrés Ortega Martínez says:

      Gracias María Jesús! me alegro que te haya gustado!
      Saludos
      Andrés

  • Rafael Reyes says:

    Hola Andrés cordial saludo.
    Interesantísimo el tema que planteas sobre innovación. Recuerdo que en una ocasión un estudiante me decía : Profe, la innovación en los procesos de productos y servicios, tiene una resistencia al cambio increíble, defendida por la dirección, producción, supervisión, financiera y marketing. Le dije que eso era lógico, pero que la innovación también tiene las características de los procesos y permite su evaluación antes de aplicarse, para asegurar la optimización de la medida en todos los sentidos.
    Felicidades,

    Rafa.

    .

  • […] Ortega, en la línea de innovación en la gestión de RRHH, lista diez comportamientos para desarrollar una cultura innovadora. Uno de los pasos innegociables antes de poder instaurar estructuras formativas como las que […]

  • Elena Alvarez says:

    Andrés, brillante como siempre. Una cultura de confianza y respeto, a uno mismo y a los demás, es el elemento clave para innovar. Sin ella, innovar es sencillamente misión imposible. Por eso las startups innovan y las grandes corporaciones tienen grandes dificultades y sólo algunas lo consiguen, como IBM. Muchas organizaciones hablan de su estrategia de innovación, pues como decía Peter Drucker, la cultura desayuna estrategia cada mañana…

    • Andrés Ortega Martínez says:

      Gracias Elena!
      Un placer tu visita a mi casa 2.0 😉
      Cuanta razón tiene Drucker… y tú… la estrategia suele ser el aperitivo o el desayuno de la cultura y efectivamente, sin espacios de confianza y en la medida que impere el paradigma del control… lo más innovador seguirá siendo las slides del power point… porque los comportamientos permanecerán inamovibles…
      Con ganas de seguir esta conversación en una cena… 🙂 será muy pronto…
      Bss
      Andrés

  • […] en cómo se han venido haciendo las cosas; un liderazgo que absorbe la incertidumbre desarrollando culturas innovadoras, entornos organizativos que ensayan y se equivocan, ecosistemas empresariales que aprenden de sus […]

  • […] 10 comportamientos que crean culturas innovadoras por Andrés Ortega en su blog […]

  • Juan Carlos says:

    Buffff!!

    Cuanta razón y cuanto daño ha hecho y hace el control obsesivo y enfermizo de las personas, lo que se necesita es más confianza en el prójimo, menos ataduras a internet y menos controles de presencia obsoletos.

    Ese típico chascarrillo de ese trabajador que se deja el cerebro en la maquina de fichar y al salir lo recoge es una realidad cruel para las compañías.

    Siempre he pensado como aquel viejo refrán, “piensa el ladron que son todos de su condición”.

    Muchas gracias por el post!!

  • […] en cómo se han venido haciendo las cosas; un liderazgo que absorbe la incertidumbre desarrollando culturas innovadoras, entornos organizativos que ensayan y se equivocan, ecosistemas empresariales que aprenden de sus […]

  • […] destacado: 10 comportamientos que crean culturas innovadoras (adsbygoogle = window.adsbygoogle || […]

Leave a Comment