No habrá cambio sin compromiso: 10 +1 comportamientos de ayer, hoy y siempre

pinya-castellera1-300x300Progresivamente más y más empresas entienden que los modelos y paradigmas en los que se apoyaban para construir su gestión de RR.HH. chirrían y provocan ruido en la acústica organizativa, los tradicionales procesos y procedimientos ahora resultan notas discordantes en el nuevo marco que se está desarrollando. Es hora de acompañar el cambio a través de la innovación en gestión de personas…

Mientras todo esto sucede, conseguir el compromiso de la organización sigue siendo la búsqueda del santo grial de la mayoría de directivos y departamentos de RR.HH., quienes, en muchos casos obligados por las circunstancias, se han pasado de frenada desequilibrando notablemente la balanza entre lo exigido y lo ofertado…

El resultado: organizaciones mermadas en sus recursos, colaboradores pasados de vuelta mirando al cielo a ver si escampa o con la cabeza bajo tierra para no ser los siguientes en visitar el paredón del ajuste organizativo, managers que se encogen de hombros, talento y potencial en estampida y directivos que se llevan las manos a la cabeza preguntándose si es posible poner freno a este sinsentido y desorden que desangra su capital humano, mientras reclaman a sus departamentos de RR.HH. fórmulas magistrales para salir del atolladero de la desmotivación. Vamos…un auténtico drama.

Pero no todo está perdido…aún extenuados en el proceso de búsqueda de soluciones exotéricas que invoquen de nuevo el buen rollo y despierten el compromiso de la organización, líderes, managers y, en general, cualquier profesional con responsabilidad sobre personas deben activar o re-activar (si es que dejaron de hacerlo) los siguientes comportamientos que fueron, son y serán diferenciales cuando se trata de impulsar el compromiso…

10 + 1 comportamientos de ayer, hoy y siempre…

Preocúpate de conocer a tu gente. Quienes son, sus hobbies y aficiones, que les importa, sus anhelos y expectativas, sus preocupaciones…tanto profesionales como personales, pregúntales que tal les va y que necesitan…

Muéstrate cercano… date a conocer, deja entrever que hay detrás de esa careta de Líder y Manager que las circunstancias te han otorgado. Tu equipo necesita saber que eres humano…

Practica la honestidad como un principio irrenunciable. No ocultes la realidad, ni la maquilles, aunque pueda parecer increíble, a la gente no le gusta sentirse engañada o estafada…

Trata a tus colaboradores con el máximo respeto siempre por encima de las circunstancias. Destierra el menosprecio y actúa siempre con una ética intachable…

Se humilde, ser líder o manager no te otorga la sabiduría total. Asumir que siempre existe la posibilidad de aprender algo de la gente que te rodea es contrario a nuestro ego…pero es una práctica que estimula el compromiso; permítete aprender de los demás a través de tu humildad…

No castigues los errores, son una fuente inagotable de crecimiento. Cuando penalizas el error aniquilas el compromiso. Invierte la tendencia y fomenta la cultura del aprendizaje junto a tus colaboradores…es un tópico, pero necesario, transforma el error en oportunidad de aprendizaje, no lo verbalices solamente…hazlo!

Crea un entorno de confianza a tu alrededor. Deja que tus colaboradores se acerquen a tí… hazles sentir cómodos preguntándote, consultándote, incluso “molestándote”…Establece este compromiso contigo mismo para generar compromiso en tu organización o equipo…

Dales espacio y libertad para hacer las cosas a su manera, con su estilo, con sus peculiaridades, no trates de estandarizar. En la diversidad está la riqueza de los equipos y las organizaciones. Ofrece tu punto de vista pero no lo impongas a menos que quieras aniquilar el compromiso.

-No tengas ninguna duda…, tu papel como líder o manager es estar al servicio de tus colaboradores y no al revés. No hay mecanismo más poderoso para generar compromiso que ponerse al servicio del otro… sin duda mucho más efectivo que tratar de poner los demás a tus pies.

Ofrece reconocimiento ante los logros y alcances de tus colaboradores y equipo… aunque estos sean pequeños y puedan parecerte insignificantes. No hace falta que des un cheque en blanco, quizás es suficiente con un: “Buen trabajo!” o con un siempre efectivo y afectivo “Gracias!”… recompensa los progresos y hazlo con frecuencia…

Reconoce tus limitaciones y muéstrate imperfecto, en el fondo todos lo somos, aunque nuestro ego frente al espejo nos recuerde cada mañana lo excepcionales que somos…y nos invite a ocultarlo. Tu equipo necesita saber de qué eres capaz pero también de que no lo eres…

Acostumbro en otras reflexiones a proyectar e imaginar cómo será la gestión de personas en un futuro cada vez más presente. Me seduce la idea del cambio y la transformación a la que se ven avocadas los profesionales y las empresas fruto de los vaivenes sociales y tecnológicos que nos embisten sin contemplaciones…

Intento explicar cómo la gestión del conocimiento en la empresa del S.XXI tendrá lugar en comunidades, trato de describir las competencias del liderazgo transformador que arraigará en el S.XXI, construyo genéticamente el ADN de nuevas tipologías de profesionales: troyanos, socialnetworkers, know-mads y trato de dibujar como serán las interacciones profesionales dentro de unos años… pero ninguno de estos escenarios y planteamientos será posible sin un elevado nivel de compromiso por parte de los profesionales que hacen la empresa cada día…

La transformación cultural y organizativa a través de la innovación en gestión de personas es ya un imperativo… pero no nos auto engañemos…es conveniente y preciso que cualquier líder o manager revise en qué medida pone en práctica estos comportamientos de ayer, de hoy y de siempre…ya que, sencillamente, no habrá cambio sin compromiso.

20 Comments

  • MAITE MORENO says:

    Sinceramente Andrés, comparto algo que leí el otro día: “Las empresas no pueden comprometerse con el compromiso”. Y como yo opino que cuando le damos demasiadas vueltas a la misma cosa, hay que pensar en lateral, pienso… luego… y si el compromiso no existe? Tan malo sería si no existiera? Gracias por tu post Andrés!

    • Andrés Ortega Martínez says:

      Hola Maite,
      Gracias por tu comentario. Las empresas las forman personas y las personas se comprometen con los que les parece prioritario, esta es una máxima en la vida personal y en la vida profesional. El compromiso no se gestiona… se contruye y en cualquier organización las personas que quieran construirlo deben de rescatar (si los han olvidado) o mantener si lo están haciendo estos comportamientos que siempre permitieron construir compromiso a su alrededor… pero si existen otras prioridades (algo lícito) no podemos pretender que nuestra organización… sus personas estén comprometidas para llevar a cabo ningún cambio…
      Gracias de nuevo
      Andrés

      • MAITE MORENO says:

        Como las personas se comprometen con lo que suponen prioritario, es francamente difícil alinear aquello con las prioridades de la organización.

  • Mirka Plasencia says:

    Andres,
    Sin ninguna duda en todo lo que expones, es la única manera de seguir avanzando y obtener los mejores resultados para todos.

  • Santiago Braojos says:

    Cuanto bien haría en la empresas, a sus personas esto que aqui escribes, ojala y muchos directivos tomaran nota.
    magnifico post, un saludo.

    • Andrés Ortega Martínez says:

      Hola Santi,
      Es una recopilación de obviedades… pero que conviene refrescar de tanto en cuanto. Recuerda brevemente esas situaciones en las que te has sentido comprometido profesionalmente… hay alguno de esos comportamientos que pusiera en práctica la persona responsable del proyecto, equipo, etc?…
      Un saludo y gracias por tu comentario
      Andrés

  • […] Progresivamente más y más empresas entienden que los modelos y paradigmas en los que se apoyaban para construir su gestión de RR.HH. chirrían y provocan ruido en la acústica organizativa, los tradicionales procesos y procedimientos ahora resultan notas discordantes en el nuevo marco que se está desarrollando. Es hora de acompañar el cambio a través de la innovación en gestión de personas…Mientras todo esto sucede, conseguir el compromiso de la organización sigue siendo la búsqueda del santo grial de la mayoría de directivos y departamentos de RR.HH., quienes, en muchos casos obligados por las circunstancias, se han pasado de frenada desequilibrando notablemente la balanza entre lo exigido y lo ofertado…  […]

  • angel aledo says:

    magnífico como siempre, Andrés. Me autorizas a poner un link a este post tuyo desde mi blog?

  • Jose Miguel Bolivar says:

    Me ha gustado mucho el post, Andrés. Como ya me conoces, sabes que comparto lo que comentas en él.
    Sin embargo, me ha surgido una duda sobre cómo interpretar la frase “no habrá cambio sin compromiso”…
    ¿Qué fue antes, la gallina o el huevo? ¿Quién debe “mover ficha” antes? Entiendo que lo que expones en el post es que es la organización, a través de sus managers, quien debe superar el taylorismo y empezar a tratar a las personas precisamente como eso, como personas, no como recursos. Si entiendo bien, a lo mejor la frase debería ser “no habrá compromiso sin cambio [por parte de las organizaciones]”…
    Abrazo!

    • Andrés Ortega Martínez says:

      Y yo te agradezco como siempre tus comentarios porque me hacen reflexionar doble 😉
      Efectivamente la intención del post es recalcar que el tan necesario cambio que muchos entendemos se está produciendo, y se producirá, solo será posible si se aplican esos tips digamos… de siempre, los de toda la vida y que humildemente creo que seguirán siendo vigentes durante mucho tiempo… pero llevas razón y el circulo se retroalimenta… también se puede concluir que no habrá compromiso sin cambio (por parte de las organizaciones) en la medida en que no fomenten y promuevan estos comportamientos entre sus mandos y directivos… al final da igual si fue antes el huevo o la gallina… lo cierto es que el compromiso suele generarse cuando esa persona que está al frente pone en práctica estos comportamientos “de toda la vida”… compromiso que, como apuntas, solo tendrá lugar cuando las organizaciones cambien… fomentando sin tapujos y sin demagogia su propio enfoque en gestión de personas…
      Abrazo back!

  • Miguel Ángel García says:

    Muy instructivo. Ser humilde, ser lider no te otorga toda la sabiduría. Qué cierto, cuánto se puede aprender de las personas que te rodean si eres capaz de ser cercano y escuchar. Como bien dices hay que aprender de los errores y reconocer nuestras limitaciones y ser imperfecto nos ayuda a mejorar diariamente. Respeto y honestidad son valores que deben de brillar en un buen lider

  • Jane Rodríguez del Tronco says:

    ¡Excelente, como siempre! Y compartido en nuestra página de Facebook 😉

  • […] Progresivamente más y más empresas entienden que los modelos y paradigmas en los que se apoyaban para construir su gestión de RR.HH. chirrían y provocan ruido en la acústica organizativa, los tradicionales procesos y procedimientos ahora resultan notas discordantes en el nuevo marco que se está desarrollando. Es hora de acompañar el cambio a través de la innovación en gestión de personas… Mientras todo esto sucede, conseguir el compromiso de la organización sigue siendo la búsqueda del santo grial de la mayoría de directivos y departamentos de RR.HH., quienes, en muchos casos obligados por las circunstancias, se han pasado de frenada desequilibrando notablemente la balanza entre lo exigido y lo ofertado…  […]

  • […] Progresivamente más y más empresas entienden que los modelos y paradigmas en los que se apoyaban para construir su gestión de RR.HH. chirrían y provocan ruido en la acústica organizativa, los tradicionales procesos y procedimientos ahora resultan notas discordantes en el nuevo marco que se está desarrollando. Es hora de acompañar el cambio a través de la innovación en gestión de personas. Mientras todo esto sucede, conseguir el compromiso de la organización sigue siendo la búsqueda del santo grial de la mayoría de directivos y departamentos de RR.HH., quienes, en muchos casos obligados por las circunstancias, se han pasado de frenada desequilibrando notablemente la balanza entre lo exigido y lo ofertado…  […]

  • […] Progresivamente más y más empresas entienden que los modelos y paradigmas en los que se apoyaban para construir su gestión de RR.HH. chirrían y provocan ruido en la acústica organizativa, los tradi…  […]

  • María says:

    Buenos días Andrés,
    Me ha encantado esta entrada de post. Me parece innovadora, constructiva y motivante.
    El problema es que en tiempos de crisis esto no se da, y cada vez vamos a peor en el campo de las personas en las organizaciones, tanto grandes como pequeñas.
    Trabajo en una multinacional y la tendencia general de los líderes y managers es la opuesta a la que tu nos describes. Parece que se premia el ser distante, no preocuparse por los colaboradores más allá del trabajo, etc… Las personas que se muestran cercanas, humildes, que se preocupan por sus colaboradores no están bien valoradas en las organizaciones. Se piensa que las personas que tienen empatía no pueden ser buenos técnicos, buenos managers. Y lo peor, es que las personas que aparte tienen aspiraciones o inquietudes no están bien vistas, si estas inquietudes son diferentes a las marcadas por los managers de la empresa.
    A mí me encantaría trabajar en RRHH, pero por mi condición de ingeniero ya me han dicho que va a ser complicado. Razón que no comparto porque tienes otra visión diferente a la que puede tener una persona que sólo se ha dedicado a RRHH. Pero también tengo los estudios de Psicología Industrial, pero también me han dicho que no hace falta ser psicólogo para trabajar en RRHH, aparte que no se entiende siendo un buen técnico cómo se quiere cambiar a este campo… ¿Cómo se come eso?
    Esto sólo es un ejemplo de una experiencia personal, pero la motivación de las personas con inquietudes dentro de un sistema que se está volviendo cada vez más rígido está por los suelos.
    ME encanta leer el blog porque me da una visión que comparto y no me hace sentirme extraterrestre.
    Seguiré luchando para conseguir lo que quiero, en lo que creo, aunque tenga que replantearme mi futuro….

Leave a Comment