Autoconfianza, Esfuerzo y Aprendizaje, todo lo tienes al alcance de tu mano!

“No se trata de ser el mejor. No compitas para obtener la nota más alta. Eso no es lo realmente importante. A lo que debes de dar importancia es a lo que has aprendido durante todo este tiempo. Fíjate en lo que sabías antes y en lo que sabes ahora. Pero aún más, ni siquiera eso es lo más importante; lo realmente importante es que hayas disfrutado de ese aprendizaje, que te lo hayas pasado bien aprendiendo, eso es lo que realmente cuenta.

Escucha atentamente, lo que te voy a contar es probablemente una de las cosas más importantes que te voy a decir siempre y te lo voy a repetir constantemente hasta que no tengas ninguna duda de ello, list@? 😉

Solo serás capaz de conseguir lo que te propongas cuando estés plenamente convencid@ de que puedes lograrlo. No hay nada más importante. Esta es la clave. Tienes que irte a la cama todos los días pensando en que eres capaz de hacer todo lo que quieras, porque tienes toda la capacidad que necesitas para alcanzar cualquier meta que te propongas.

Cada vez que dudes sobre tus posibilidades para lograr algo, estarás diciéndote a  ti mism@, no voy a ser capaz de conseguirlo. Pero si, en lugar de ello, te metes en la cama pensando que mañana darás un paso más para lograr eso que tantas ganas tienes de alcanzar, entonces y solo entonces, serás capaz de conseguirlo.

Pero aún tienes que tener otra cosa muy muy clara, no basta con que estés convencid@ de que eres capaz de conseguir lo que te propongas. Esa es solo la primera parte. Una vez lo tengas claro, entonces tendrás que trabajar duro, todos los días. Tendrás que esforzarte, aprender lo que funciona y desaprender lo que no te ha servido tanto durante todo este tiempo.

No conozco a nadie que haya conseguido alcanzar sus metas sin haber trabajado muy duro durante mucho tiempo. La suerte no existe. Si trabajas incondicionalmente, de forma constante, sin perder nunca de vista lo que quieres conseguir y, además, lo haces creyendo firmemente que eres capaz de conseguir lo que propongas, eso te traerá “suerte”. Nada de lo que te sucede es casualidad, sino la causa de tu trabajo y de cómo confías en ti mism@”.

Este “discurso” no resulta para nada excepcional, lo que para mí lo convierte en especial es la persona a quien se lo regalo. Se trata de mi hija “mayor”, que esta semana cumplirá ocho años.

Al terminar de hablar con ella, mientras me preguntaba – con esa curiosidad innata instalada en sus pupilas, propias de un niño- las razones por las que de una manera tan convincente le contaba esta “historia”…, me quede pensando.

Reflexioné acerca de en cuantas ocasiones había sido capaz de manejar un discurso de similares características junto a mis colaboradores. Intenté recordar las veces en que había sido tan nítido con mis compañeros en mi entorno profesional…

Evidentemente, y, siendo autocrítico, la respuesta fue… no todas las que debería haberlo hecho. De forma instantánea, surgió la siguiente reflexión que comparto ahora con vosotros.

Si tenemos tan claro que la autoconfianza es un factor esencial para alcanzar resultados excepcionales…

Si sabemos que lo realmente importante es fomentar el aprendizaje y el des-aprendizaje como un proceso natural del enriquecimiento profesional…

Si no tenemos dudas acerca de que los resultados excepcionales requieren esforzarse de manera constante

¿Por qué no somos capaces de manejar un discurso como este ante nuestros colegas o colaboradores en nuestro “adulto” y “adulterado” día a día profesional?

¿Cómo serían nuestras organizaciones si la autoconfianza fuese generalizada, si reinase el “apetito” y el gusto por el aprendizaje y si el esfuerzo constante fuese un valor al alza?

Intentemos potenciar la autoconfianza en aquellos que trabajan y colaboran con nosotros. No sintamos vergüenza por transmitir este mensaje…

Dejemos de verbalizar y pongamos en práctica el término “Empowerment”… hagamos creer a nuestros colegas, colaboradores, y en general a cualquier profesional que se acerque a nosotros que pueden y que van a conseguir sus objetivos y metas… eso sí, con esfuerzo…

Insistamos hasta la saciedad en que lo realmente importante en términos de crecimiento profesional consiste sencillamente en disfrutar del proceso de aprendizaje…

Como gestores de personas, dirijámonos si es necesario a nuestro entorno profesional, a nuestros stakeholders como si fuesen niñ@s que tienen que descubrir todo el potencial que llevan dentro, quizás así, nuestras organizaciones y nuestro modelo productivo evolucione de forma diferente….

 

14 Comments

  • Distinguido Andrés!
    Muchísimas gracias por este obsequio, este excelente post!
    Oportuna la hora en la que nos hemos podido encontrar con usted en éste universo online.
    De nuevo Graciassss!
    Guillermo Rodríguez
    http://about.me/grodriguez30

    • Me abrumas Guillermo :-), tan solo comparto mis inquietudes, que son muchas…, me conformo con que os hagan pensar… y os ayuden a despertar las vuestras.
      Un abrazo
      Andrés

  • Que buen artículo Andrés!!!! Me encanta lo que transmites eres pura fuerza, hablas de cosas obvias que a veces somos incapaces de llevar a nuestra vida cotidiana… La cultura del esfuerzo es algo que por desgracia no todo el mundo practica, hablo de esas personas instaladas en la queja y en un “no querer” avanzar y que por desgracia hacen ralentizar a aquellos que si quieren… En todo caso siempre siempre hacia adelante con convencimiento y con la autodeterminación necesaria para cambiar actitudes y conseguir metas !! Abrazo y sólo decirte que me encanta leerte… #nosdasinnovacion

    • Gracias Eva!
      Compartimos tantas inquietudes, tanta visión y sobre todo sentido común. Hay cosas tan obivas, que suceden en nuestro entorno “no-profesional” y que sin embargo sería tan sencillo trasladar a este que en ocasiones cuesta creer que no lo hagamos con más frencuencia.
      Millones de gracias por compartir mis reflexiones.
      Un beso
      Andrés

  • […] Autoconfianza, Esfuerzo y Aprendizaje, todo lo tienes al alcance de tu mano!. […]

  • lanuckas says:

    La CONFIANZA…Efectivamente es la que nos permite conseguir todo lo que nos propongamos, y diría más.Tiene que ir fuertemente unida a: seguridad, valentía,fortaleza, responsabilidad…Y tantas otras cosas que son las que hacen que confiemos en nosotros mismo y en nuestras capacidades. Muy bonito al compartirlo con tu hija, cercano y humano al mismo tiempo. Y todo esto se gesta en nuestra infancia, principalmente, a través de nuestros padres y cuanto más seguridad, confianza, cariño, amor, protección… Nos den ellos, así de sanos creceremos para el día de mañana.Un abrazo Ander.

    • Dificil tarea Laura la de educar, uno de los principales retos a los que me vengo enfrentando ya desde hace ocho años… y son muchas las lecturas que me llevo de esa tarea a mi día a día en las Organizaciones. Y, sí, efectivamente, la confianza en uno mismo se fragua y gesta desde niño… por eso es tan importante desarrollar ese pilar antes de que nos hagamos adultos y soltemos la mano del niño que todos llevamos dentro, algo que no debería suceder nunca.
      Un saludo
      Andrés

  • Realmente es cierto, hay muchos artículos y, en general, mucha consciencia o quizá sólo teoría, de lo que se requiere para sentirse bien, realizado, a gusto con uno mismo y su entorno laboral y personal, pero ¿por qué no lo llevamos a cabo? ¿por pereza? ¿por miedo? ¿por no saber cómo cambiar patrones de nuestro comportamiento?

    • Hola Olga,
      Por todo lo que comentas y quizás por más razones que se resumen en el miedo a salir de la zona de confort, a hacer diferente, a probar y experimentar sin saber las consecuencias exactas. Las organizaciones y los profesionales han sido educados para moverse en entornos “seguros”, estables, predecibles. Sin embargo ahora, es cuanto más esfuerzo hay que dedicar a fomentar el aprendizaje informal a través de una autoconfianza robusta. De esa manera se desarrollarán los patrones conductuales para hacer frente a entornos y situaciones inestables, impredecibles, inciertas, que son las que el mercado nos muestra cada vez con más frecuencia.
      Gracias por tu comentario.
      Saludos

  • Gracias Andres por regalarnos otro gran post!
    Realmente la Autoconfianza, el esfuerzo y el aprendizaje son las piezas clave para alcanzar cualquier meta que nos marquemos en nuestra vida (independientemente del área).

    Me quedo con un párrafo que me ha encantado: “Solo serás capaz de conseguir lo que te propongas cuando estés plenamente convencid@ de que puedes lograrlo. No hay nada más importante. Esta es la clave. Tienes que irte a la cama todos los días pensando en que eres capaz de hacer todo lo que quieras, porque tienes toda la capacidad que necesitas para alcanzar cualquier meta que te propongas”

    La creencia de que PODEMOS!! Para mi es primordial la Autoconfianza, ya que es el motor que nos moviliza a esforzarnos y seguir aprendiendo, haciendo cosas…
    Quiero compartir un post que escribí hace un tiempo sobre la importancia de la Automotivación:

    “Para mover el trasero necesitas una zanahoria”: http://blog.fatimabril.es/2012/05/la-motivacion-de-maslow.html#.UJpaluMSX7o

    Gracias de nuevo por tu gran post! Me encanta leerte 🙂

    Un gran abrazo

    • Gracias de nuevo Fátima,
      Un placer que enriquezcas el blog con tus comentarios. Ya había leído tu post sobre la automotivación, muy acertado, como de costumbre.
      Abrazos
      Andrés

  • Muy buenas reflexión Andres, gracias por compartirla y enhorabuena.
    Un saludo.

  • En #EBE12 algún ponente dijo algo que encerraba una gran verdad: Vivimos en un país donde al emprendedor que ha intentado poner en práctica su idea y no ha triunfado todo el mundo le interpela con el “ya de lo dije” y el emprendedor que ha triunfado está cansado de escuchar “¡que suerte ha tenido!.
    Creo que viene a cuento con el artículo que escribes.
    Gracias.

Leave a Comment