10 comportamientos esenciales para liderar el compromiso

pocimaEs imposible referirse al compromiso sin hablar de liderazgo. Dos conceptos manoseados hasta la saciedad históricamente pero que en el contexto actual en el que viven empresas y profesionales se convierte en un binomio indivisible, imposible de separar.

Y, aunque siempre debió de ser una asociación crítica, en la actualidad adquiere una dimensión más relevante que nunca.

Las empresas hacen alquimia para dar con la clave que asegure obtener unos altos estándares de compromiso entre sus profesionales. Muchas de ellas han entendido el impacto en la cuenta de resultados que implica tener profesionales que hacen suyo el proyecto, que auto-gestionan el contenido de su trabajo y en consecuencia, el resultado del mismo.

Ahí radica el auténtico compromiso, cuando un profesional activa su motivación intrínseca para llevar a cabo su trabajo más allá de motivaciones extrínsecas y del obsoleto y estéril “ordeno y mando”.

Los departamentos de RR.HH, Personas o Cultura han sido llamados a ser los alquimistas del compromiso, buscando la fórmula magistral que permita contribuir a los resultados de la compañía.

Desde el área de RR.HH debemos entender que la naturaleza del trabajo, sobre todo para los profesionales del conocimiento, ha cambiado radicalmente; debemos comprender que la gestión de las relaciones con el talento ha evolucionado; tenemos que comprender que nuestro rol consiste fundamentalmente en ser promotor de cambios; tenemos que ser baluartes de la incorporación de la tecnología social como un vehículo esencial para promover la evolución organizativa; pero sobre todo tenemos que inyectar en el ADN de la cultura de la empresa que, además de todo lo anterior, el liderazgo es el factor más determinante para que los profesionales activen su motivación intrínseca y hagan suyo el proyecto de empresa.

Y, en este punto, es necesario apelar al sentido (común) y a la sensibilidad y reflexionar acerca de los comportamientos que cualquier profesional que gestione un equipo de trabajo debe poner en práctica para intentar que esa alquimia del compromiso llegue a término…

  • Conocer a la gente que te rodea. Preocuparse por saber quiénes son las personas con las que se trabaja, sus expectativas y preocupaciones, que les importa, sus anhelos tanto profesionales como personales… en definitiva, conocer en primera persona, más allá de estereotipos y juicios.
  • Permitir que la gente conozca a la persona que hay tras el rol de líder. Despojarse de la máscara de líder perfecto y manager que las circunstancias han otorgado. Un equipo necesita saber que un líder es humanamente imperfecto, con preocupaciones, anhelos, expectativas y sueños… igual que ellos.
  • Practicar la honestidad como un principio irrenunciableNo ocultar ni maquillar la realidad. Aunque resulte inverosímil, a las personas no le gusta sentirse engañadas o estafadas. Gestionar desde la honestidad acentúa el compromiso.
  • Tratar a los colaboradores con el máximo respeto siempre por encima de las circunstancias. Desterrar el menosprecio y actúar siempre con una ética intachable. Otro de esos principios demoledores, porque sin una ética inquebrantable, sencillamente no hay compromiso.
  • Cuestionar el ego y ser humilde. Asumir que siempre existe la posibilidad de aprender de la gente que nos rodea es renunciar al ego que todo líder ha alimentado, pero es una práctica que estimula el compromiso; permitirse aprender de los demás a través de la humildad…
  • No castigar el error, es una fuente inagotable de crecimiento. Penalizar el error es aniquilar el compromiso. Fomentar la cultura del aprendizaje junto a los colaboradores se está convirtiendo en un tópico, pero es necesario; transformar el error en oportunidad de aprendizaje, no solo verbalizándolo, sino llevándolo a cabo.
  • Crear un entorno de confianza. No penalizar el error, mostrarse humanamente imperfecto y practicar la honestidad generan necesariamente un clima de cercanía y confianza. Existe una relación directamente proporcional entre el nivel de confianza y el grado de compromiso de una persona con su entorno y con el proyecto.
  • Dar espacio y libertad para desarrollar el trabajo. En la diversidad está la riqueza de los equipos y las organizaciones. Ofrecer nuestro punto de vista pero sin imposiciones. Comprometer desde la libertad de acción.
  • Asumir que liderar es, ante todo, estar al servicio de los demás. No hay mecanismo más poderoso para generar compromiso que ponerse al servicio del otro… sin duda mucho más efectivo que tratar de poner los demás a tus pies.
  • Reconocer los logros y alcances de los colaboradores. Por pequeños e insignificantes que puedan parecer. Uno de los mecanismos más poderosos para activar el compromiso consiste en agradecer el esfuerzo y dar las gracias por ello recurrentemente.

Las empresas están en una profunda y convulsa transformación. Abrumadas por la enésima revolución tecnológica, por la evolución acelerada de la naturaleza del trabajo y descolocadas a golpe de incertidumbre y volatilidad.

El éxito, (si es que existe…), de cualquier proceso de transformación y cambio reside en la capacidad que una organización tiene para conseguir que sus profesionales activen el compromiso por sí mismos, por encima de bienintencionadas presentaciones corporativas y decálogos de valores.

Y, es en este punto donde resulta imperativo entender que una organización activará un compromiso genuino y auténtico cuando sus líderes y managers consoliden comportamientos desde el apabullante sentido “común” y desde la humana sensibilidad.

4 Comments

  • Emilio Muñoz says:

    Y por muy importante que sea decirlo (que la claridad de ideas es la madre de todas las genialidades) lo decisivo es ¡hacerlo!!! Y no es fácil… El enemigo número uno: el miedo a toparse con un colaborador con más talento que pueda cuestionar el estatus establecido. Lo curioso: que la manera de mantenerse competitivo es aceptando y respondiendo al reto de los mejores. Eso sí… hay que mover el trasero cada día.

    Insisto en un punto importante: la cohesión. No hay equipo si no hay cohesión. Y sin cohesión no hay proyecto que valga. No todo ha de ser talento pero quien esté debe, efectivamente, estar comprometido y fortalecer la armonía interpersonal.

  • Eva Rojo says:

    Totalmente de acuerdo con el tema que planteas, da gusto la claridad de ideas con las que lo expresas. A menudo en mis clases de Relaciones en el Entorno Laboral me encuentro con alumnos que desde su pupitre se ven como una pieza más de un entramado en el que se sitúan en una base que dista muy lejos de formar parte de nada. Siempre afirman “ojalá te escucharán los jefes las cosa que nos dices”, y es que el planteamiento es distinto, todo un equipo de trabajo está formado por líderes en su campo, parcela etc., piedra filosofal del equipo de trabajo Y me atrevo desde mi ignorancia a afirmar algo a lo que tú aludes, el aprendizaje en el error, en el fracaso. Desde la pedagogía trabajo la importancia de aprender del fracaso, hay un artículo titulado “hijos frustrados hijos triunfadores” que rompe con el mito de la crianza actual materialista, proteccionista y que da lugar a individuos débiles incapaces de afrontar las dificultades y transformarlas en desafíos.
    Desde la familia y la escuela se han de trabajar cuestiones sobre cómo afrontar la frustración, y dotar de herramientas para que los futuros adultos sepan articular los mecanismos de superación empezando por sus relaciones personales y llevando estás a su futuro mundo laboral. Gracias Andres me ha costado encontrarte pero te seguiré con gran admiración intelectual.

  • […] se convierte en un binomio indivisible, imposible de separar. Andrés Ortega, en su blog Sobre Personas y Organizaciones, asegura que el éxito de cualquier transformación reside en la capacidad que tiene una […]

  • […]   10 comportamientos esenciales para liderar el compromiso, por Andrés Ortega en su blog Sobre Personas y […]

Leave a Comment