La mano que desarrolla la red…es la mano que “domina” el mundo…

Nos guste o no, vivimos en un mundo conectado, experimentamos conexiones a diario, nuestros círculos se expanden, nuestros nodos se multiplican, y poco importa que queramos alejarnos de esa hiperconexión que todo lo abarca… ni el más huraño ermitaño puede escapar a esta salvaje era de la conectividad…

Extrapolado al plano profesional, por encima de nuestra condición, función, ocupación, actividad, experiencias acumuladas y expectativas de desarrollo, la conectividad marcará nuestra vida profesional cada vez a mayor velocidad. Es un proceso imparable e innegable. Observar esta realidad está al alcance de todos…

A partir de aquí, os dejo algunas reflexiones sin orden, sin numeración, sin ranking alguno; no se trata de un decálogo, no es un dogma de fe, tan solo una recopilación de ideas sobre la relevancia que la conectividad tiene y tendrá para el desarrollo de profesionales y organizaciones.

-Incorporar la conectividad a nuestra vida profesional no es hacer una lectura ultra avanzada de la realidad, es una necesidad perentoria para adecuarnos a la transformación de nuestro entorno.

-Nuestro entorno se compone de multitud  de redes repletas de oportunidades en forma de conocimiento, ideas y experiencias.

-Todos formamos parte de una o varias redes en la medida en que estas forman parte de nuestro entorno.

-Lo que determina nuestra expansión como profesionales conectados es nuestro “activismo” dentro de las redes a las que nos adherimos.

-Los vínculos que establecemos nos conceden acceso directo a un proceso de enriquecimiento profesional que es directamente proporcional a nuestro interés por  desarrollar asociaciones de forma continuada en el tiempo.

-La conectividad no enriquece profesionalmente “per se”, es nuestro apetito por el aprendizaje el que determina en qué medida podemos optimizar nuestras conexiones.

-Cualquier profesional puede construir una red diseñada a la medida de sus inquietudes y expectativas de dimensionamiento profesional.

-La empleabilidad de un profesional no se incrementa por el mero hecho de estar en la red, sino por la capacidad para generar y compartir experiencias dentro de ella.

-La rentabilidad de nuestras conexiones es directamente proporcional a la amplitud de nuestra capacidad relacional.

-La optimización de la red y de sus conexiones no es un terreno exclusivo para extrovertidos, más bien un campo abonado para los que quieran alimentar su aprendizaje.

-Cuanto más conversamos, preguntamos, respondemos, compartimos, e interactuamos más potenciamos nuestra capacidad relacional, una puerta abierta de par en par a la co-creación de oportunidades profesionales.

-El ejercicio del liderazgo tiende a consolidarse como el máximo exponente de la conectividad de conocimiento, habilidades y expectativas.

-La consecución de resultados en la empresa del S.XXI pasa inevitablemente por fomentar la conectividad entre los integrantes de la organización con, entre y hacia todos sus stakeholders.

-La construcción de una red y el desarrollo de las conexiones dentro de ella debe enfocarse como un quid pro quo, un proceso de enriquecimiento multidireccional.

-Es preferible desarrollar la red pensando en lo que puedes ofrecer más que en lo que puedes obtener. Egoísmo y socialnetworking son términos incompatibles.

-En la organización del S.XXI, la conectividad se convierte en un proceso de negocio cotidiano no extraordinario.

-El desarrollo de la red es un proceso a largo plazo. La urgencia limita el dimensionamiento inteligente de la red.

-La generación de valor se concibe cada vez más como la consecuencia de la conectividad entre cliente, proveedor, empresa, accionista y sociedad.

-La función de RR.HH. evoluciona de forma silenciosa hacia el rol de Socialnetworker, un potenciador y optimizador del conocimiento y el talento.

-La gestión de personas experimenta una metamorfosis hacia la conexión de personas, conocimientos y experiencias.

-En tanto en cuanto somos profesionales conectados, nuestro valor lo determinará nuestra red y las relaciones, conocimiento e ideas que seamos capaces de generar dentro de ella.

-Las empresas aprenderán a valorar retributivamente la capacidad relacional de sus profesionales ya que está incrementará las opciones para la consecución de resultados.

-La consecución de resultados en la empresa del S.XXI dependerá de su capacidad para conectar las personas con los conocimientos y las experiencias necesarias.

-El acelerador de la generación de valor en una empresa es cada vez más la conexión y no la gestión del talento.

-Gestionar personas es cada vez más conectar emociones, gestionar emociones… es, en definitiva… conectar personas.

El 31 de Octubre de 2011 la población mundial alcanzó el umbral de 7.000 millones de habitantes. Aproximadamente el 40% está conectado a internet. En Octubre de 2012 y tras 10 años de existencia, Facebook alcanzo 1.000 millones de usuarios activos. En un plazo de 7 años Twitter sedujo a 500 millones de usuarios.

La ley de los seis grados indica que esta es la distancia entre dos personas en el mundo off-line; sin embargo estudios recientes sobre las redes sociales indican que la separación promedio es de 4,47 grados… cercana a los 3,5 en países avanzados…

Sin embargo, el hecho de que todavía cerca del 60% de la población mundial no tenga acceso a Internet permite intuir el potencial en términos de generación de conexiones y conocimiento…

Estos datos, extraídos a golpe de wikipedia quizás permitan entender mejor la rotundidad del título que encabeza esta entrada…, lo cierto es que las manos de aquellos profesionales y empresas que desarrollen y optimicen la red y sus conexiones, serán las que dominen el mundo que representa el mercado y las oportunidades dentro del mismo… y esa es, precisamente, la idea que subyace a estas 25 reflexiones sobre conectividad, empresa y desarrollo profesional…

8 Comments

  • José Luis Sordo says:

    En mi opinión, las plataformas y herramientas actuales para desarrollar nuestra red son parte de uno de los pasos más grandes de la humanidad. En nuestra mano está sacar de ellas el máximo potencial.
    Lo que no hay que olvidar es que las redes sociales existen desde que el ser humano se relaciona socialmente. Integrar el 1.0 y el 2.0 es fundamental. En este sentido, y haciendo un sencillo ejercicio de lógica, para mí ya no existen los 6 grados, hemos dado un paso de gigante que conviene aprovechar.

  • José Luis Sordo says:

    No puedo evitar hacer otro comentario sobre un punto que considero importante, y que es una cuestión principalmente actitudinal: compartir, aportar. “Egoísmo y socialnetworking son términos incompatibles” según tus palabras. Y no puedo estar más de acuerdo. El día que aprendí esto, ví ante mí la puerta abierta para aportar valor al mundo a través de la red. Y a través de este aporte es como aprendo de los demás. Si no buscas compartir y aportar, ¿Qué sentido tiene?

    • Andrés Ortega Martínez says:

      Gracias José Luis por pasar por el blog y dejar tus comentarios siempre enriquecedores. Sin embargo, no todo el mundo entiende está relación de quid pro quo… de ofrecer antes de demandar… para mí, sin duda una de las claves que se esconde tras el establecimiento de conexiones.
      Un abrazo
      Andrés

  • Mirka Plasencia says:

    En definitiva, conectados y aportándonos valor los unos a los otros.. todos ganamos !!! Gestionando la colaboración de la mejor forma posible. ; )

    • Andrés Ortega Martínez says:

      Cierto Mirka,
      Asi es la conectividad y su gestión efectiva es unos de los principales retos para los profesionales de la empresa del S.XXI.
      Gracias por tu comentario
      Saludos

  • Luis Miguel Ciprés says:

    Me encanta lo de “La conectividad no enriquece profesionalmente “per se”, es nuestro apetito por el aprendizaje el que determina en qué medida podemos optimizar nuestras conexiones.”

    La conectividad y capacidad relacional como canal o como medio para saciar la curiosidad, el hambre de conocer. Y las tecnologías como catalizadores. Ni el networking ni la tecnología como fin en si mismas sino como medio con sentido, para algo.

    • Andrés Ortega Martínez says:

      Luis Miguel,
      Un auténtico lujo tenerte por aquí, tienes un asiento reservado permanentemente.
      Gracias por tu comentario. Pronto podremos conversar al respecto en una conexión en el mundo real :-)
      Un abrazo
      Andrés

  • [...] generación de valor se concibe cada vez más como la consecuencia de la conectividad entre cliente, proveedor, empresa, accionista y [...]

Leave a Comment